En una semana y media podrían acabar las tareas de limpieza y mantenimiento tras las fuertes lluvias, salvo en algunas zonas más afectadas - Ayuntamiento de Toledo

González  ofreció esta mañana una rueda de prensa para informar del desarrollo de los trabajos que desde los diferentes servicios públicos municipales para la limpieza de lodos, barros y piedras en diferentes puntos, así como para hacer un nuevo balance de los daños registrados, que sólo en la capital regional podrían superar fácilmente los 600.000 euros.

El edil informó previamente al presidente del Grupo Municipal Popular, Lamberto García Pineda, de todas estas actuaciones que ha obligado al Ayuntamiento de Toledo ha reorganizar los medios técnicos y humanos de los diferentes servicios municipales para atender los casos más urgentes.

Corte indefinido de la carretera del Valle

El concejal aseguró que la consecuencia más grave de las lluvias fue el desprendimiento de varias rocas en la carretera del Valle, que se mantendrá cerrado al tráfico de manera indefinida hasta que la empresa encargada de la seguridad de los taludes de piedra termine la reparación de las mallas metálicas protectoras que se rompieron.

González explicó que ya se ha realizado un primer diagnóstico para evaluar los daños y el mismo revela que “existe un serio peligro de derrumbamiento” en esta zona del Valle, con grietas asimismo en la parte que no dispone de mallas de seguridad, por lo que no se abrirá al tráfico hasta que no se acometan las obras de seguridad que, además, podrían ampliarse hasta esta última zona.

A finales de esta semana, apuntó el concejal, la empresa de seguridad presentará un informe de las obras a realizar y la inversión necesaria y aseguró que se harán “cueste lo que cueste” porque se trata de una vía importante para el tráfico de la ciudad, al tiempo que anunció la colaboración de otras administraciones para estas reparaciones.

Reunión urgente con la CHT

Por otro lado, el concejal de Gestión de los Servicios anunció que el próximo lunes mantendrá una reunión con carácter de urgencia entre el Ayuntamiento de Toledo con la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) para estudiar las medidas adoptar para la adecuación o la canalización del arroyo de Vistahermosa, donde el agua levantó un tramo de la red general de suministro de agua, colectores y servicios de telefonía.
Gonzalez aseguró que la zona de Vistahermosa y Valparaíso ha sido posiblemente una de las que más se han visto afectadas por las fuertes lluvias y recordó que la inestabilidad del arroyo podría provocar situaciones parecidas más adelante.

Además, destacó que las diferentes canalizaciones realizadas bajo el cauce no deberían haberse realizado en su tiempo, porque no es la mejor manera hacerlo en este lugar, tal y como se ha podido comprobar ahora.

Zonas afectadas y daños

Los servicios públicos municipales  están trabajando en la limpieza y retirada de lodos y barros en diferentes zonas de la ciudad como las calles internas de Vistahermosa y La Legua. También se está limpiando de escombros la zona donde se produjo el derrumbe del muro de Santa Casilda, en la Avenida de Portugal.

En la zona del Puente de San Martín y la Olivilla se están desarrollando labores de limpieza de la calzada de barros y lodos acumulados en las calles, al tiempo que la Delegación de la Junta de Comunidades ya se ha puesto en marcha para arreglar los antes posible el tramo afectado por el derrumbe de un muro.

En la carretera N-403, entre Toledo y Ávila, la Demarcación de Carreteras del Estado ya está trabajando en su limpieza.

La calle Talleres también se vio notablemente afectada por la tromba de agua, ya que el muro de la misma se ha movido desplazando la acera, por lo que no se permite el paso de peatones por la misma.

González explicó también que el mirador del remonte peatonal del Paseo de Recaredo ha sufrido un movimiento de tierras y por ello se va a proceder a apuntalar toda la zona, ya que bajo el firme hay varios servicios de luz.

La lluvia provocó asimismo el arrastre de tierra con gran volumen de lodos y barro en una de las escolleras del río Tajo, lo que ha obligado a cortar este tramo para su limpieza y saneamiento.

Una de las escaleras de la Avenida de Madrid han quedado muy deterioradas y están cerradas para el uso de los peatones.

Limpieza de sumideros

Por último, el concejal de Gestión de los Servicios dijo que tras las lluvias se está procediendo a la limpieza de los sumideros y un repaso de los alcantarillados de toda la ciudad, como habitualmente se realiza, con el fin de que estén limpios de los residuos arrastrados por la lluvia para desaguar en estos casos.

González aseguró que el desague a nivel general funcionó correctamente durante la tormenta, a pesar de que en algunos momentos no daban abasto debido a la gran cantidad de agua caída.

DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO