El Consejo Local de Medio Ambiente estudiará la modificación de la ordenanza para regular los malos olores del Polígono - Ayuntamiento de Toledo

El equipo de Gobierno ha convocado para el próximo 31 de marzo una reunión del Consejo Local de Medio Ambiente en la que planteará la modificación de la Ordenanza Reguladora de la Contaminación Ambiental (ORCA) para reforzar los trabajos que se están realizando desde el Ayuntamiento con el fin de corregir y minimizar los episodios de malos olores que se producen en el barrio del Polígono fruto principalmente de la actividad industrial y de tratamiento de aguas.

La concejal de Obras y Servicios Públicos Mediomabientales, Noelia de la Cruz, ha explicado hoy en rueda de prensa que será en el Consejo de Medio Ambiente donde se inicien los trabajos de modificación de la ORCA para abordar el control y la regulación de los malos olores “conforme a los criterios que establezca la legislación estatal y autonómica”.

De la Cruz ha señalado que la dificultad radica en que no existen unos niveles objetivos de inmisión que regulen la intensidad y duración de los malos olores, de tal forma que, al no existir rango de ley sobre los criterios, “las administraciones locales no tenemos la seguridad jurídica necesaria ni la cobertura para imponer sanciones, que podrían ser revocadas a las primeras de cambio por las instancias judiciales”.

A pesar de esta circunstancia, el Ayuntamiento viene aplicando medidas correctoras en base a los criterios que establece la Comisión de Actividades, como ha recalado la responsable municipal.

Por todo ello, “resulta imposible” afrontar la elaboración de una ordenanza de olores nueva como propuso ayer el Grupo Municipal Popular, de ahí que el Gobierno local plantease una transaccional en el sentido de la postura explicada hoy por la concejal de Medio Ambiente.

Ahora, desde el Consejo Local de Medio Ambiente se iniciarán los trámites para que la Ordenanza de Contaminación Ambiental pueda aplicarse con todas las garantías en el caso de los malos olores “y que no se preocupe el principal partido de la oposición, porque mientras tanto esta Concejalía seguirá trabajando intensamente” por el bienestar de los vecinos del Polígono y de toda la ciudad.

Minimizar el impacto

La concejal ha recordado el trabajo que desde hace años se viene desarrollando desde el Servicio de Obras, Infraestructuras y Medio Ambiente del Ayuntamiento en la detección de los focos generadores de malos olores, su identificación y calificación, y ha repasado las actuaciones pasadas y previstas que tienen como finalidad “minimizar el impacto lo máximo posible y las consiguientes molestias a los vecinos”.

A pesar de que “todavía queda mucho por hacer”, estas medidas han contribuido a reducir el número de episodios de malos olores, “la duración media de los mismos y su intensidad”, ha dicho De la Cruz, quien ha reiterado que el equipo de Gobierno “seguirá trabajando porque somos conscientes de las molestias de los ciudadanos que están expuestos a estas situaciones”.

Audio Noelia de la Cruz:

DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO