El Ayuntamiento aborda el adecentamiento de la calle Gerardo Lobo para ganar espacio para el peatón y mejorar su imagen - Ayuntamiento de Toledo

Emiliano García-Page ha señalado en rueda de prensa que esta intervención forma parte de la estrategia del equipo de Gobierno de revitalizar el Casco Histórico de la ciudad y protegerlo como “pulmón turístico” que está permitiendo que Toledo supere las dificultades de la crisis desde una mejor posición.

El alcalde ha explicado que este plan de recuperación del barrio antiguo se viene aplicando desde la pasada legislatura con decisiones que afectan a la movilidad (plazas para residentes, aparcamientos disuasorios, peatonalización), mejora de los servicios (para los turistas y para los residentes), rehabilitación de viviendas, adecentamiento urbano y al aprovechamiento de los recursos culturales y patrimoniales.

Después del Corpus

En este contexto, el Ayuntamiento lleva a cabo la remodelación de la calle Gerardo Lobo, un proyecto que cuenta con financiación de los remanentes de tesorería logrados en anteriores ejercicios y que el Consistorio destinará a diferentes actuaciones aprobadas en el Pleno del pasado mes de diciembre, como ha explicado Gabriel González.

La intervención propone mejorar una calle que se encuentra muy deteriorada por el paso de vehículos de gran tonelaje y autobuses. El objetivo es “aumentar la superficie peatonal y reducir la viaria”, para lo que se suprime uno de los carriles y se amplía la acera, además de delimitar una pequeña zona ajardinada para embellecer el conjunto.

El equipo de Gobierno sacará a licitación el proyecto en los próximos días con un presupuesto inicial de 100.000 euros. Está previsto que las obras comiencen después de las fiestas del Corpus Christi y su duración estimada es de dos meses, según ha dicho González.

El concejal ha precisado que esta vía es muy utilizada por usuarios del aparcamiento del Miradero y también por trabajadores, residentes y turistas, además de viajeros del autobús urbano cuando en esta zona se sitúa la cabecera al producirse restricciones de tráfico en el Casco.

Calle accesible y cómoda

Por su parte, Rafael Perezagua ha manifestado que esta intervención gira en torno al peatón, por lo que se propone una calle accesible y cómoda, y ha adelantado que se mantendrán las plazas de aparcamiento en superficie destinadas a los residentes (reguladas como zona verde).

Una vez que se terminen las obras del remonte mecánico, Gerardo Lobo se convertirá en una calle estratégica para la movilidad en la ciudad, ya que recogerá los flujos peatonales del intercambiador de autobuses (ronda del Granadal) que, a su vez, permitirá una menor circulación de autocares por el Casco Histórico. Además, la calle será una nueva vía de salida del barrio antiguo.

Como ha dicho el alcalde, con esta obra el Ayuntamiento cumple su compromiso  para la remodelación de una zona que está sufriendo una gran transformación con el Palacio de Congresos y el remonte mecánico. García-Page ha adelantado que próximamente habrá que abordar la limpieza de los taludes y el adecentamiento del itinerario peatonal hasta la Estación de Autobuses.

DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO