La ciudad de Toledo sirve de ejemplo en España en el desarrollo de iluminación sostenible y ahorro energético - Ayuntamiento de Toledo

En dichas jornadas, celebradas en la Casa de Vacas del Parque del Retiro, el edil destacó el gran impulso que el Gobierno municipal ha dado y sigue teniendo previsto dar en esta materia, con la aplicación de las nuevas tecnologías al alumbrado público y las iluminaciones artísticas de sus monumentos.

En este sentido, el concejal de Gestión de los Servicios explicó algunas de las actuaciones del Ayuntamiento de Toledo en estos últimos tres años y medio como las nuevas iluminaciones del Alcázar, la Puerta de Bisagra o la fachada de la Catedral, que además de realzar dichos monumentos, han logrado un importante ahorro energético gracias, fundamentalmente, al uso de leds.

Asimismo, expuso los nuevos proyectos de iluminación que ya se están desarrollando en la fachada del Ayuntamiento, el Convento de San Gil –sede de las Cortes regionales- y la torre y la parte alta de la Catedral, actuación esta última en la cual está previsto un ahorro de hasta 25.000 kilowatios a la hora anuales.

Unas 2.500 nuevas luminarias de alta eficiencia.

Durante su intervención, el concejal destacó el esfuerzo del Gobierno municipal en pro de la sostenibilidad energética a pesar de las dificultades del urbanismo toledano, con una superficie urbana “mal diseñada durante años” puesto que tiene una extensión propia de una ciudad de una población cuatro veces superior a los 85.000 habitantes actuales.

Esta circunstancia hace que Toledo disponga en la actualidad de más de 18.000 puntos de luz de alumbrado público, más del doble que, por ejemplo, la ciudad de Albacete, que duplica, no obstante, a la población de la capital castellano-manchega, apuntó.

Pese a ello, el Gobierno municipal ha realizado durante estos últimos tres años y medio una profunda renovación del alumbrado público en todos los barrios, con la instalación de 2.549 nuevas luminarias de alta eficiencia, la eliminación casi completa de las lámparas de vapor de mercurio, bastante caras y contaminantes.

Asimismo, se han instalado un total de 100 reductores de flujo, que han supuesto un ahorro aproximado de entre el 25 y el 30% del consumo o lo que es lo mismo, un millón de kilowatios/hora al año en el alumbrado público.

González resaltó también las actuaciones específicas del alumbrado público del  Casco Histórico de Toledo, donde se han sustituido un total de 500 faroles convencionales por ‘faroles villa’ diseñados de manera especial por el Ayuntamiento y con una alta eficiencia energética.

El edil aseguró que el Gobierno municipal seguirá en la misma línea de renovación energética durante los próximos años, con el desarrollo de proyectos de energía solar fotovoltaica e incluso hidroeléctrica, aprovechando el curso del río Tajo, para el abastecimiento de infraestructuras municipales.

DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO