El Gobierno local destaca la labor de la Real Academia a favor de la divulgación, la conservación y la protección del patrimonio - Ayuntamiento de Toledo

La viceportavoz del equipo de Gobierno, Inés Sandoval, ha acompañado este domingo a los académicos de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo en la sesión pública y solemne de inauguración del curso celebrada en el salón de actos del Seminario Mayor ‘San Ildefonso’. Con esta sesión comienza la actividad académica de la institución para el curso 2017-2018.

En su intervención, la también concejala del Gobierno municipal, que ha asistido al acto junto a otros representantes políticos como el consejero de Educación y Cultura, Ángel Felpeto, se ha referido a Toledo como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, un título que hace 30 años supuso «un gran espaldarazo a la riqueza patrimonial, artística y cultural que hemos acumulado desde el principio de los tiempos», y que como ha subrayado no hubiera sido posible sin el apoyo y la colaboración de instituciones como la Real Academia que desde hace un siglo «contribuye de forma decisiva a que nuestro patrimonio sea cada vez más conocido por toda la sociedad y, por tanto, mejor protegido».

El compromiso del Gobierno de Milagros Tolón con la cultura, el arte y el patrimonio, y por tanto, con esta institución que dirige Jesús Carrobles, se ha materializado en la adecuación de la actual sede de la Real Academia en la calle de la Plata a través de los Planes de Empleo. Así lo ha recordado Sandoval, satisfecha de que personal adscrito a estos planes «haya podido contribuir a que las dependencias de su institución sean acordes con el noble fin que son ocupadas» pues «somos conscientes de que en ocasiones la labor realizada por una cuadrilla de trabajadores municipales es mucho más útil que una aportación económica, que en el caso de nuestro Ayuntamiento, siempre sería modesta».

Unidos por el río Tajo

El académico numerario Julio Manuel Porres de Mateo ha pronunciado la ponencia inaugural de este curso académico bajo el título ‘Un río y una ciudad: elementos para un paisaje cultural’. En este sentido, la viceportavoz del Ejecutivo local ha subrayado que Toledo no puede entenderse sin el río Tajo. «Hoy nos duele ver el estado que presenta a su paso por la ciudad, con unos caudales mínimos y con un notable deterioro en la calidad de sus aguas», a lo que ha añadido que la presencia y las aportaciones de la Real Academia en el Pacto de la Ciudad de Toledo por el Tajo «son esenciales».
Así, ha destacado el trabajo que se realiza en la mesa común de encuentro, debate y diálogo que el actual Gobierno municipal ha impulsado «para aunar los sentimientos reivindicativos de los toledanos y toledanas para recuperar nuestro río y cuanto el mismo supone».

Por último, la viceportavoz ha incidido en la idea de que para recuperar el Tajo, además de medidas técnicas, políticas o judiciales, se requiere que los ciudadanos se reconcilien con él. «Dejemos de darle la espalda y lo vivamos como hicieron nuestros padres y nuestros abuelos», ha dicho.

Nuevos académicos

La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo ha entregado este domingo en el transcurso de su sesión inaugural el título de Académico Numerario al obispo auxiliar de la Archidiócesis, Ángel Fernández Collado, además de recibir como académicos correspondientes a nueve ilustrados de varias localidades toledanas, Albacete y Santander, así como a dos representantes internacionales en Paraguay y Alemania.

Entre ellos se encuentran Efrén de la Peña Barroso, natural de Bargas. Es historiador y archivero. Ha trabajado en el Archivo Histórico de la Nobleza como jefe de la Sección de Organización de Fondos y Normalización; María Victoria Navas Sánchez-Élez, correspondiente por Los Navalmorales, es doctora en Filología Hispánica por la Universidad Complutense y profesora honorífica de su Departamento de Filología Románica, Eslava y Lingüística General; José García Cano, por Consuegra, es técnico superior en Guía, Información y Asistencias Turísticas; Jaime García González, correspondiente por Esquivias, fue el primer director de la Casa-Museo de Miguel de Cervantes en esta localidad; y Antonio Román Rufo por Navahermosa, es historiador y ha cursado estudios musicales en los conservatorios de Palma de Mallorca, Valladolid y Toledo, ciudad en cuyo Colegio de Infantes es profesor.

Otros académicos recibidos como tal este han sido Antonio Selva Iniesta, nuevo académico correspondiente en Albacete; Mario Crespo López, correspondiente en Santander; Antonio Delgado García, académico correspondiente en Paraguay; y Thomas Gregor Schattnet, en Alemania, es director científico del Instituto Arqueológico Alemán de Madrid y Lisboa, y profesor de la Universidad de Giessen.

DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO