El Ayuntamiento de Toledo controla la población de gatos en la calle para evitar su proliferación desmesurada y problemas de salud pública - Ayuntamiento de Toledo

Este programa, que sólo se desarrolla en otras ciudades españolas como Madrid, Barcelona, Vitoria y La Coruña, está en funcionamiento desde el pasado verano en diversos puntos muy concretos de la capital regional con mayor presencia de colonias de felinos y se está realizando con la colaboración de algunos ciudadanos que habitualmente dan de comer a estos animales.

Según explicó en rueda de prensa el concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Medio Ambiente, Javier Nicolás, esta iniciativa da respuesta a la demanda de muchos ciudadanos que sufren el problema de la concentración de gatos callejeros en algunas zonas determinadas de la ciudad como edificios abandonados del Casco Histórico o el barrio de Santa Bárbara.

En estos dos puntos de la capital regional es donde se han localizado un mayor número de colonias de gatos callejeros, aunque también se han detectado algunas otras en los barrios de Santa Teresa o Buenavista.

En estas zonas ya se ha actuado capturando a algunos ejemplares con jaulas para, posteriormente, realizarles pruebas de leucemia  e inmunodeficiencias y los que arrojen un resultado positivo se sacrifican para evitar la propagación de enfermedades entre otros animales y los seres humanos.

Aquellos que den negativo en los test veterinarios son castrados para controlar la población de los gatos en la vía pública, al tiempo que los más dóciles se ofrecen en adopción o son devueltos de nuevo a la calle.

Nicolás aseguró que este programa, aunque se está desarrollando de manera experimental aún “está funcionando muy bien”  y que su puesta en funcionamiento permite actuar en otro frente del control de animales desde el punto de vista de la salubridad, como se viene realizan con el control de perros abandonados o de la población de palomas.

El Ayuntamiento de Toledo, cuando este sistema se consolide más adelante, firmará un convenio con el Colegio Oficial de Veterinarios para que las clínicas veterinarias interesadas en participar en este programa lo hagan a un precio fijo ya tasado por el propio Consistorio toledano.

El concejal insistió en que el objetivo final de este programa es evitar el incremento desmesurado de las colonias de los gatos en determinadas zonas y los problemas que ello conlleva, al tiempo que se mantiene un control exhaustivo de la salud de los mismos en beneficio de los propios ciudadanos.

DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO