El Ayuntamiento acomete el mayor avance social de los últimos veinte años en el asentamiento chabolista del Cerro de los Palos - Ayuntamiento de Toledo

El concejal de Servicios Sociales, Javier Mateo, ha mantenido hoy que el Ayuntamiento de Toledo acomete “el mayor avance social de los últimos veinte años” en el asentamiento chabolista del Cerro de los Palos, gracias a un “intenso, aunque silencioso” trabajo por parte de los Servicios Sociales municipales y las entidades que trabajan en la zona, lo que permitirá el inminente cierre y demolición de uno de los tres sectores del Cerro de los Palos, concretamente el sector sur, y la mejora en el desarrollo de inclusión de las doce familias afectadas que normalizan su situación.

La actuación cuenta con el consenso de Servicios Sociales, la entidad Llere –que desarrolla en la zona los programas de inclusión del Consistorio- y también la comunidad que ocupaba “todas y cada una” de las chabolas del sector, tal y como ha detallado el edil del área competente.

Las familias afectadas han sido reubicadas en domicilios de alquiler social, viviendas de propiedad, viviendas de familiares o en localidades próximas a Toledo y tras este importante avance, el Cerro contará con 38 viviendas, 35 familias y en torno a un centenar de personas.

Las labores de demolición se acometerán durante la próxima semana y el Ayuntamiento prevé continuar avanzando en la búsqueda de soluciones para este asentamiento al entender que “esta no es la solución, pero sí el mayor avance” logrado en el lugar durante los últimos años.

“No se ha intervenido en ningún foco o vertido de amianto”

Asimismo, el edil ha explicado que en los trabajos previos para acometer el derribo de las chabolas, el Ayuntamiento detectó techados y otros elementos de fibrocemento en estas infraviviendas y “dado que el derribo podía conllevar la ruptura de las mismas -con la consecuente exposición de trabajadores y familias- pusimos en marcha el procedimiento que marca la ley en caso de que aparezca amianto en cualquier obra de demolición o reforma”.

Por ello, se recurrió a una empresa autorizada para que “con el correspondiente plan y siguiendo todos los protocolos pertinentes”, procediera a la eliminación de los elementos presentes en las chabolas que van a demolerse y, una vez retirados dichos elementos durante el pasado mes de febrero, el Ayuntamiento continuará el proceso de demolición, que fue aplazado debido a las últimas e intensas lluvias.

Mateo ha subrayado que “no se ha intervenido en ningún foco o vertido de amianto” y que se ha actuado según los protocolos de prevención de riesgos en una demolición.

AUDIOS:

DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO