Alguacil, Casiano [1832-1914] - Ayuntamiento de Toledo

Casiano Alguacil está considerado como uno de los mejores fotógrafos de la segunda mitad del siglo XIX en nuestra región, y como el fotógrafo de Toledo por excelencia. Su producción fotográfica se inició ya avanzada la década de 1860 y continuó hasta los primeros años del siglo XX. Durante esos cuarenta años sus inquietudes artísticas le llevaron a reproducir detalladamente la Catedral de Toledo, las calles y plazas de la ciudad, así como algunos de sus conventos e iglesias (caso de San Juan de los Reyes). También reprodujo libros de la colección Borbón-Lorenzana, hoy en la Biblioteca Regional de Castilla-La Mancha, cuadros de El Greco…, bien para venderlos a particulares en su Museo Fotográfico, existente ya en 1866, o por encargo de instituciones como la Comisión de Monumentos.
El Archivo Municipal de Toledo conserva hoy la mayor parte del legado original de este artista, que fue concejal de la ciudad durante la Primera República. El origen de este fondo fotográfico se remonta al año 1908, cuando Casiano Alguacil contaba ya con 76 años, pues había nacido en Mazarambroz en 1832. Por un escrito de 12 de noviembre de ese año, un numeroso grupo de toledanos ofreció al Ayuntamiento su colección a cambio de que le fuera abonada una pequeña pensión.
Hasta pocos días antes de su muerte, acaecida el 3 de diciembre de 1914, no ingresaron en el Ayuntamiento sus placas de cristal originales, datadas en su mayoría entre principios de la década de 1880 y el año 1903, y con ellas un buen número de positivos en papel de diferentes formatos. Las primeras fueron conservadas en un mueble de madera, construido en los primeros meses de 1917, y de su descripción fue encargado, entonces, el académico y fotógrafo Buenaventura Sánchez Comendador. Por él sabemos que el fondo fotográfico de Casiano Alguacil estaba formado, sin contar las copias en papel, por 813 placas de cristal, de las que 621 medían 18×24 cm; de 21×27 cm había otras diez, y 182 de 13×18 cm.
Las peripecias sufridas por este legado en las décadas siguientes son de sobra conocidas. Su recuperación y difusión fue llevada a cabo por el fotógrafo Manuel Carrero de Dios en los años 1982 y 1983, durante la alcaldía de Juan Ignacio de Mesa, contando con la ayuda de otros conocidos historiadores toledanos. Manuel Carrero identificó 648 negativos de 18 x 24 cm., 147 de 13 x 18 cm. y siete de 21 x 26 cm. Es decir un total de 802 placas de vidrio, todas ellas de temática toledana. El reconocimiento público a su labor quedó manifiesto en el homenaje que se le realizó durante la celebración del VI Encuentro de Historia de la Fotografía en Castilla-La Mancha, en Toledo los días 2 y 3 de abril de 2014.
Hasta fechas recientes el fondo fotográfico de Casiano Alguacil de propiedad municipal estaba formado por 866 fotos diferentes, de las que 800 eran placas de vidrio. Las otras 66 eran copias en papel de las que no conservábamos placas. La reciente adquisición por el ayuntamiento de Toledo de la colección formada por Luis Alba a lo largo de su vida nos ha permitido incrementar estas cifras. El bibliófilo toledano poseía 569 imágenes distintas realizadas por el fotógrafo Casiano Alguacil, todas en papel, de las que 420 tienen a Toledo y a sus gentes como protagonistas, correspondiendo las restantes 149 a otras ciudades. Lo más sorprendente es que de las 420 fotos toledanas hay 166 de las que no teníamos en el Archivo Municipal ni placa de vidrio ni copia en papel. De las 149 relativas a otras ciudades solo ocho podían ser visionadas hasta ahora en la web. Por lo tanto, si a las 866 fotos diferentes que se podían contemplar en el Archivo de este fotógrafo unimos las 307 nuevas que proceden de la colección Luis Alba, podemos afirmar que la labor fotográfica de Casiano puede contemplarse en 1.173 imágenes conservadas en la actualidad en el Archivo Municipal, y que hemos puesto a disposición de todos los ciudadanos aprovechando la conmemoración del centenario de su muerte. Este importante conjunto, el mayor existente sobre este fotógrafo, debe completarse con las 241 placas que posee el Archivo de la Diputación Provincial y las que custodia la “Hispanic Society”, en su casi totalidad de localidades no toledanas. Otras instituciones públicas y privadas disponen de fotografías de este importante artista, pero en cantidad bastante inferior.
De su vida y de su obra se ha dado cuenta en varias publicaciones. Una de las primeras fue la realizada por Manuel Carrero de Dios, Rafael del Cerro Malagón, Fernando Martínez Gil y los hermanos Isidro y Juan Sánchez Sánchez, con el título de Toledo en la fotografía de Alguacil (1832-1914) (Toledo: Ayuntamiento, 1983). Más reciente es el texto de Beatriz Sánchez Torija, Casiano Alguacil : los inicios de la fotografía en Toledo, (Ciudad Real : Universidad de Castilla-La Mancha, 2006), impreso con un prólogo de Manuel Carrero de Dios. En el año 2008, como número 8 de la colección “Archivo Municipal” de Toledo y con edición de Antonio Pareja, apareció el libro Toledo entre dos siglos en la fotografía de Casiano Alguacil 1832-1914, con el patrocinio del Ayuntamiento y el Consorcio de la Ciudad de Toledo. En estas y otras publicaciones se reproducen la mayor parte de las fotografías realizadas por Casiano Alguacil.
El Ayuntamiento de Toledo ha querido celebrar este Centenario con la incorporación a la web municipal de la reproducción digital de las 1.173 imágenes que custodia de Casiano Alguacil. Muchas personas lo han hecho posible. A todas ellas nuestro agradecimiento.


Mariano García Ruipérez
Archivero Municipal de Toledo


Monumentos artísticos de Toledo - Casiano Alguacil

Casiano Alguacil fue el autor de una obra titulada Monumentos Artísticos de España formada por láminas fotográficas de monumentos de muchas ciudades españolas, acompañadas de textos impresos explicativos. Muy posiblemente inició su venta, con su primera entrega, en enero de 1879 pues a finales de diciembre de ese año anunció la distribución de la 12. En diciembre de 1881 repartió la entrega núm. 28. Un año después anunciaba la 36 lo que indica que en diciembre de 1882 había distribuido entre sus suscriptores 72 de sus fotografías monumentales. Todavía en junio de 1884 se seguía publicitando en la prensa de la época.
Cada mes comercializaba dos de estas fotografías de gran formato al precio de 6 reales en Toledo y 8 en las demás poblaciones. En las entregas mezclaba fotos de distintas ciudades, así sabemos que una del exterior de la puerta de Bisagra y otra del puente de San Martín fueron impresas en octubre de 1880, pero en otros meses serían de otras poblaciones (Salamanca, Segovia, Sevilla, Sigüenza, Córdoba, Burgos, Ávila…). Los suscriptores fueron formando con ellas los álbumes de sus ciudades. El que hoy ofrecemos, con motivo del 101 aniversario de su muerte, corresponde a Toledo. Pertenece a la Colección de Luis Alba e incluye tres fotos hasta ahora inéditas con personas en el actual Palacio de Lorenzana (antiguo Instituto Provincial).