1 – Plaza de Zocodover - Ayuntamiento de Toledo

La plaza de Zocodover ha sido bellamente definida por Julio Porres Martín-Cleto como “mentidero de Castilla, mercado de ganados, crisol del lenguaje, concentración de tiendecillas varias y escenario repetido de festejos, de autos de fe y de pequeñas vanidades provincianas durante varios siglos”.

Trazada posiblemente durante la dominación romana, conserva sobre todo muestras de la arquitectura árabe, y éste es además el origen de su nombre. Zocodover no es sino la castellanización de un término árabe que significa “mercado de las bestias”, por ser en esta plaza donde se asentaba el zoco. Enrique IV, ya en 1465 , concedió a Toledo la celebración de una feria semanal, con sede en esta plaza, conocida por todos como el “Martes”.

Su trazado (casi triangular), sus límites y sus accesos han sufrido pocos cambios desde la Edad Media. Hacia 1616 el ayuntamiento compró y derribo varias casas para ensanchar la entrada de la calle Ancha en Zocodover. Lo mismo hizo, en 1866 , con el inmueble que cerraba la plaza al inicio de la calle de las Armas y delimitado por ésta y la entonces desaparecida calle de la Lamparilla. El ensanchamiento de los accesos principales concluirá en esas fechas con la demolición de los arcos que cerraban la plaza al inicio de la cuesta del Alcázar o cuesta de Carlos V. Fue entonces cuando se niveló la zona peatonal de la plaza, y se incorporó como paseo la calzada próxima al Arco de la Sangre.

Esta disposición, como nos indica Rafael del Cerro Malagón, se mantendrá hasta 1926, año en el que se recuperó el trazado de las primeras décadas del siglo XIX, es decir la plaza fue de nuevo una glorieta central delimitada por una calle circundante. Además se construyeron los evacuatorios subterráneos. En 1933 se acometió una reforma completa del pavimento y se construyeron los bancos de piedra. Las fotografías recogidas se datan entre 1920 y 1936, es decir antes y después de la reforma del año 1926.

La cruel guerra civil implicó la destrucción de parte de los edificios de la plaza, especialmente de la zona porticada que enmarca el Arco de la Sangre y que fue de nuevo reconstruida. La última reforma importante del pavimento y trazado circulatorio es del año 1961. Años después se taparon los evacuatorios públicos.

La plaza totalmente porticada en el siglo XVI ha ido perdiendo esta característica con el transcurrir de los siglos y con la renovación de algunos de sus inmuebles. Entre ellos no existía ningún gran edificio público hasta el establecimiento del Gobierno Civil ya entrado el siglo XX (actual sede de la Delegación del Gobierno). Tan sólo destacaba y destaca la capilla del Arco de la Sangre, administrada por una cofradía, y el reloj público


Mariano García Ruipérez
Archivero Municipal


DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO