Las obras en el Circo Romano, que han desvelado que el recinto sufrió una ampliación, estarán terminadas en abril - Ayuntamiento de Toledo

El alcalde ha agradecido a la Universidad Regional su colaboración en el proyecto de recuperación del Circo Romano y que ha sido imprescindible para poder llevarlo a cabo. Durante la visita que ha realizado a las obras en este entorno, García-Page ha destacado que los universitarios participan así en la puesta en valor de uno los monumentos más importantes de España, que al mismo tiempo era “uno de los más desatendidos”.

Emiliano García-Page ha calificado de vergüenza el abandono sufrido por el Circo Romano durante muchos años, y ha señalado que el proyecto de ordenación que se está ejecutando “es muy sensible” con el entorno, con el tránsito de vecinos y con los establecimientos comerciales, y, al mismo tiempo, se pone en marcha un proceso de recuperación “desconocido” en las últimas décadas.

La vicerrectora de Docencia y Relaciones Internacionales ha informado de que en estas excavaciones han trabajado 25 alumnos del Grado de Humanidades y del Máster en Patrimonio que han realizado sus prácticas y que el objetivo de la Universidad y del Ayuntamiento es que puedan seguir “aportando aquí sus conocimientos” y completando sus estudios.

Intervención urbanística y arqueológica

El concejal de Urbanismo, Javier Nicolás, ha explicado que esta intervención en el Circo Romano se ha desarrollado en dos aspectos, por un lado la intervención urbanística y, por otro, los trabajos arqueológicos. Las labores de arqueología han consistido en la consolidación de las arcadas del Parque Escolar y en la puesta en valor de los restos que se encuentran en el paseo del Circo Romano (Venta de Aires).

Las excavaciones realizadas han permitido constatar que el primitivo circo (siglo I D.C.) fue objeto de una ampliación, pasando el recinto de 408 metros a 420, lo que significa que la ciudad “ascendió de categoría” para que se pudieran celebrar eventos que las anteriores dimensiones no permitían. También se ha corroborado su uso como cementerio en la Edad Media con la superposición de yacimientos  romanos, visigodos, árabes y cristianos.

En cuanto a la ordenación urbana de la zona, Nicolás ha destacado que el objetivo de la intervención es suprimir el aparcamiento desordenando de los vehículos, trasladando las plazas a un aparcamiento disuasorio situado junto al centro cultural San Ildefonso y habilitando zonas de estacionamiento en línea junto a los restaurantes.

La obra, que se espera que esté terminada en el mes de abril, incluye el adecentamiento de la calle que da acceso a las viviendas del paseo, que será de preferencia para los peatones y por la que sólo podrán circular los vehículos de los residentes. La parte central, donde se encuentran los restos más visibles, se acotará con una valla perimetral. La inversión asciende a 760.000 euros, partida que proviene del 1 % Cultural del Ministerio de Fomento.

DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO