Las obras del Nudo Norte podrían finalizar este otoño y cambiarán por completo la estética y la movilidad de toda la zona - Ayuntamiento de Toledo

Las obras del Nudo Norte podrían finalizar este otoño y cambiarán por completo la estética y la movilidad de toda la zona


García-Page, que estuvo acompañado en su visita del concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Medio Ambiente, Javier Nicolás, y el director del proyecto, Eduardo Aragoneses, destacó que la ejecución de esta obra, de la que se está encargando la empresa mixta Toletvm Visigodo, supondrá un nuevo concepto de la movilidad en toda la zona gracias al desdoblamiento del puente de La Peraleda, la ejecución en paralelo del primer carril bici de Toledo y la conexión de la glorieta de Ávila con todo el entorno por medio de un nuevo vial y otra rotonda.

Estas infraestructuras se complementarán con el desdoblamiento de la actual carretera de Ávila con la llegada de la A-40 a la ciudad y la puesta en funcionamiento, a partir de 2010, de la Ronda Suroeste que circunvalará la capital regional, lo que permitirá, afirmó el alcalde, prohibir la circulación de vehículos pesados que actualmente circulan por ese entorno.

El alcalde destacó que se va a remodelar estéticamente todo la zona de La Peraleda, de modo que en muy pocos años se ha pasado “de lo que era un descampado, una zona abierta a una zona con una reconversión urbanística muy profunda”.

Una gran parte importante de este cambio de imagen se deberá al desdoblamiento del puente de La Peraleda y su embellecimiento para convertirse en un puente moderno hasta el punto de que en un futuro, con su nueva imagen en el mismo “se harán nuevas postales de Toledo”.

García-Page aseguró además que el desdoblamiento del puente tendrá consecuencias importantes en el desarrollo urbanístico  futuro de Toledo, puesto que permitirá que a lo largo del presente año se comience a estudiar en serio el Plan de Actuación Urbanizadora (PAU) previsto en el Plan de Ordenación Municipal que prevé la construcción de más de 6.000 viviendas en esta zona.

“Estamos operando una de las transformaciones más profundas  y más intensas que va a experimentar la ciudad de Toledo en estos años y no sólo desde el punto de vista estético”, aseguró el regidor toledano quien destacó también que este PAU permitirá a los toledanos plantearse en los próximos años la reubicación del nuevo recinto ferial de la ciudad previsto en el POM.

En este sentido, el alcalde manifestó que La Peraleda se va a convertir en un barrio nuevo de la ciudad a la vuelta de muy pocos años “con una perspectiva de futuro extraordinario”, porque tendrá una gran movilidad con la Ronda Suroeste y porque permitirá su conexión viable con el resto de la ciudad gracias al desdoblamiento del  puente.

Ríos de tinta con el Nudo Norte

El alcalde de Toledo recordó que sobre el Nudo Norte “se ha hablado mucho y se han escrito ríos de tinta” hasta su desbloqueo por la actual Corporación municipal, pasando muchos años sin solución debido en buena parte a la “inoperancia” del Ayuntamiento en su día.

“Hemos resuelto expedientes de expropiación y trámites con mucho coste, pero lo hemos resuelto por la vía del acuerdo afortunadamente”, afirmó García-Page, quien insistió en el cambio profundo que experimentará todo el entorno de La Peraleda y el Hospital de Parapléjicos donde actualmente también se está construyendo un complejo deportivo por parte de la Fundación Rafael del Pino que, podría ser utilizado como subsede olímpica en el eventual caso de que Madrid acogiese en 2016 los Juegos Olímpicos.

Ordenación del entorno de Safont

García-Page aprovechó la visita a las obras del Nudo Norte para poner como ejemplo la reordenación que se está haciendo de todo el entorno de La Peraleda para la reordenación futura de todo el entorno de Safont hasta el Salto del Caballo, para el cual podría sacarse a concurso antes de verano un concurso de ideas.

Este concurso daría por zanjado el antiguo proyecto de ordenación “que quizá era más una quimera y algo irreal” para reordenar todo el entorno de manera que se conjugue de manera equilibrada el interés urbanístico de la zona con la protección del cono visual del Casco Histórico.

El alcalde aseguró que espera poder sacar adelante el concurso antes de verano y añadió que se trata “de un compromiso personal que quiero impulsar en los próximos meses”.