La propuesta del PP sobre el IBI supone despedir a 108 trabajadores de las concesionarias o 140 trabajadores municipales - Ayuntamiento de Toledo

La propuesta del PP sobre el IBI supone despedir a 108 trabajadores de las concesionarias o 140 trabajadores municipales


La consecuencia de reducir 4’5 millones de euros de las arcas municipales por la bajada del recibo del IBI, tal y como solicita el PP y algún sector económico de la ciudad, supondría que el Ayuntamiento de Toledo tendría que recortar los servicios municipales básicos que presta en la capital regional y, por tanto, prescindir del personal que lo hace.

En este sentido, Gabriel González ha desglosado por áreas las consecuencias de estos recortes propuestos desde la oposición municipal.

De esta manera, en limpieza viaria, el presupuesto actual es de 6,1 millones de euros. Si el Gobierno municipal reduce esta partida en 1,9 millones de euros, debería despedir a 58 trabajadores.

En relación con el servicio de autobuses, se reduciría 1, 3 millones de su presupuesto reduciendo un 40% de los kilómetros que se realizan actualmente. Esto supondrá prescindir de 10 conductores.

En cuanto a la limpieza de parques y jardines, que tiene un presupuesto de 2.048.000 euros, se debería reducir en 500.000 euros, lo que significa una cuarta parte del presupuesto actual. Esta reducción, en número de empleados, significaría dejar en el paro a 15 trabajadores de los 35 que realizan esta labor, viéndose afectada la limpieza en dos tercios de la que se hace en estos momentos.

En relación con la limpieza de los colegios y los centros municipales, cuyo presupuesto actual es de 3,8 millones de euros, esta simulación contable contempla una reducción de 800.000 euros, despidiendo a 25 trabajadores.

En términos globales, aplicando esta propuesta que el PP realiza al equipo de Gobierno se despediría a 108 trabajadores de las contratas municipales, reduciéndose notablemente los servicios prestados a los ciudadanos.

Otra alternativa estudiada por el Gobierno local para aplicar la reducción de 4,5 millones de euros que solicita el PP y que no afectaría a los trabajadores de las contratas pero sí a los propios empleados  municipales supondría despedir a 140 de los 170 trabajadores laborales del Ayuntamiento.

Ante este panorama, el concejal reafirma con rotundidad que “el Gobierno municipal no va a echar a nadie. No vamos a despedir a nadie. No lo vamos a hacer” y se pregunta quién asumiría este “coste social”.

González lamenta el “poco conocimiento” que tienen los concejales del PP del Ayuntamiento sobre el funcionamiento del mismo y les pide “que dejen de hacer demagogia”.

“Ésta es la realidad si se quitan estos ingresos al Ayuntamiento”, ha aseverado, “no es un capricho y en el PP deben saber qué consecuencias conlleva esta reducción”.

Tramo urbano de las N-403

González ha señalado que “hay que pensar en las decisiones de hoy y estudiar cómo se mantendrán mañana”.

En este sentido, y a preguntas de los periodistas durante la rueda de prensa, el concejal ha informado de que la recepción del tramo urbano de la N-403 a su paso por Toledo – una decisión adoptada por el PP cuando gobernaba la ciudad – supondrá que los toledanos tendrán que costear el gasto que supone el mantenimiento de  500 nuevas farolas, 6 nuevas rotondas  y los viales “con asfalto de autovía”.

En este sentido ha vaticinado que cuando asuma ese tramo el Ayuntamiento, que por el momento depende del Gobierno nacional y  carece de iluminación,  “los que  nos piden esta reducción de ingresos se quejarán de que está oscuro”.