La población de palomas en Toledo se ha reducido de manera notable en los últimos años, especialmente en el Casco Histórico - Ayuntamiento de Toledo

La población de palomas en Toledo se ha reducido de manera notable en los últimos años, especialmente en el Casco Histórico


Así lo anunció hoy el concejal de Urbanismo, Medio Ambiente e Infraestructuras, Javier Nicolás, que esta mañana ofreció una rueda de prensa para informar, entre otros asuntos, sobre la evolución de las palomas en Toledo y cómo han resultado las capturas y otras actuaciones desarrolladas durante los últimos años para controlar la población de palomas.

El edil recordó que desde el año 2005 se viene trabajando en este asunto, con el censo realizado por la Universidad de Castilla-La Mancha, actuaciones en edificios por parte del Consorcio de la Ciudad de Toledo y la colaboración del palomero  Adolfo Vega.

Sin embargo, no fue hasta 2007 cuando el Ayuntamiento de Toledo firmó un contrato con una empresa especializada para realizar diferentes tareas como la colocación de jaulas en edificios, reclamos con palomos ‘ladrones’, capturas nocturnas en inmuebles abandonados o varios estudios sanitarios sobre los animales.

El resultado del trabajo con esta empresa, comentó Nicolás, es que se han capturado más de 3.700 palomas en estos dos años y se ha producido “un descenso considerable” de la población de estos animales en el Casco Histórico, donde se concentraba la mayor parte de los problemas, pasando a verse bandadas de 10 a 15 individuos, cuando a principios de 2007, eran de unos 100.

En la actualidad existen 16 puntos de control en edificios para la captura de estos animales, doce de ellos en el centro histórico toledano y se han atendido 71 avisos de la población a través de Internet y el teléfono de la Concejalía de Medio Ambiente avisando de los problemas con estas aves.

Asimismo, se ha realizado un estudio sanitario de las palomas sobre todo para tener un control de que se pudiera establecer enfermedades de tipo zoonosico, comprobando que la población de Toledo tiene parásitos normales y “no suponen ningún problema ni alarma para los ciudadanos”.
 
La actuación desarrollada en este ámbito, apuntó el concejal, ha sido por tanto muy positiva, pero hay que seguir trabajando en el objetivo de controlar el número de palomas que existen en la ciudad, por lo que Nicolás pidió la colaboración de los ciudadanos para avisar al Ayuntamiento cuando se encuentren con algún problema relacionado con estas aves.