El Ayuntamiento prevé que la nueva adjudicataria de los buses urbanos comience a prestar servicio a partir del 1 de enero - Ayuntamiento de Toledo

El Ayuntamiento de Toledo prevé que la nueva adjudicataria del servicio de los autobuses urbanos comience a prestar servicio a partir del próximo 1 de enero de 2017, una vez que finalice el proceso de información pública y se contemplen las aportaciones de los grupos políticos, ciudadanos y concluya el proceso de adjudicación.

Así lo ha puesto de manifiesto el concejal de Movilidad, Juan José Pérez del Pino, quien ha ofrecido a los medios el calendario del proceso de adjudicación de los autobuses urbanos elaborado de la mano de los técnicos del Ayuntamiento y que contempla reuniones con los grupos políticos del Ayuntamiento en torno a la segunda quincena de abril en la que se analizarán sus aportaciones; en la primera quincena de mayo está prevista la reunión con el Consejo de Participación Ciudadana y en la segunda quincena de mayo la aprobación en Junta de Gobierno Local del pliego de condiciones final.

Asimismo, entre el 1 de junio y el 12 de julio podrán presentarse las ofertas y el proceso de adjudicación comenzaría entre el 10 de julio y hasta el 30 de septiembre, siendo el último trimestre del año el correspondiente a la implantación del adjudicatario para que empiece a prestar servicio a partir del 1 de enero.

Reajuste de horarios y frecuencias

Con respecto a las mejoras que contendrá el nuevo pliego, Pérez del Pino ha adelantado que el Ayuntamiento contempla la posibilidad de incluir autobuses circulares, vehículos más pequeños y el reajuste de horarios y frecuencias en determinadas líneas que, técnicamente, se ha demostrado que “presentan un exceso de oferta”.

En cuanto a la necesidad de reducir el tamaño de los autobuses, el edil ha manifestado que sería la mejor forma de evitar daños en el pavimento, reducir el precio, y por tanto, el consumo y la amortización y ha dicho, a preguntas de los periodistas, que el Ayuntamiento se mostraría “satisfecho” si consigue ahorrar un 10 por ciento en este servicio, todo ello manteniendo el coste del billete y abono para el usuario.

En estos mismos términos se ha expresado también el jefe de los servicios de Ingeniería del Ayuntamiento, Javier Rodríguez, quien ha manifestado que “a nivel técnico, se ha constatado que un 25 por ciento de las personas que suben al Casco en autobús, no bajan de la misma forma. Además, según ha añadido, hay un exceso en la oferta, los sábados a primera y a última hora, también los domingos a última y durante el resto de la semana”.

De la misma forma, Rodríguez ha incidido en la necesidad de establecer un “ajuste en la frecuencia” de determinadas líneas, puesto que un exceso en la oferta provoca pavimentos deteriorados en el entorno del Alcázar.

Por su parte, el edil de Movilidad ha dicho que este servicio, que utilizan entre seis y nueve millones de pasajeros cada año en la ciudad, incluye una serie de dificultades técnicas a contemplar lo cual supone que el coste para el Ayuntamiento sea de 5,5 o 6 millones de euros en la actualidad y no inferior, como ocurre en otras ciudades con similar población a la de Toledo.

En este sentido, también ha expresado la necesidad de que la nueva adjudicataria del servicio pueda adaptarse a “una realidad cambiante” que presentará la ciudad de aquí a 10 años y que tiene que ver con la construcción del nuevo hospital de Toledo en el barrio de Santa María de Benquerencia, el ferial y el POM, con lo que este pliego va a convivir con “una situación de cambio en la ciudad”, ha finalizado.

AUDIOS:

DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO