El Ayuntamiento estudia con los padres de Azucaica el refuerzo del autobús urbano para los escolares de cursos superiores - Ayuntamiento de Toledo

El Ayuntamiento estudia con los padres de Azucaica el refuerzo del autobús urbano para los escolares de cursos superiores


En el primer día del curso escolar, Rafael Perezagua ha informado que la eliminación del transporte escolar por parte de la Junta de Comunidades ha provocado un incremento del tráfico principalmente en la zona norte de la ciudad. Esto se debe a que los padres se han visto obligados a utilizar el vehículo propio ante la falta de autocares para los niños, aumentando así la presión de la circulación.

Para el equipo de Gobierno se trata de un error por parte del Ejecutivo autonómico que no sólo afecta a la movilidad de la ciudad, sino que supone un perjuicio para las familias por el coste económico que acarrea y la mayor dificultad a la hora de conciliar la vida personal y laboral.

“Espero que se percaten del grave error que han cometido, recapaciten y busquen una solución para estos padres”, ha dicho Perezagua, quien ha explicado que el Ayuntamiento está trabajando con las familias de los colegios afectados para intentar facilitar la llegada a los colegios.

Así, en el día de hoy ha mantenido una reunión con padres de Azucaica para estudiar el refuerzo de la línea 10, que da servicio al barrio. Esta medida se plantea para que los alumnos de más edad puedan acceder al colegio en el autobús urbano.

Grave irresponsabilidad

En cualquier caso, Perezagua ha recordado que el transporte escolar es una competencia de la Consejería de Educación, que regula este servicio y establece las normas de seguridad que deben cumplir los autocares (cinturones, acompañamiento etc.), “unas medidas que no pueden trasladarse en esos términos al autobús urbano”.

El concejal ha explicado que, el año pasado, “niños menores de edad que acudían al colegio en asientos individuales, acompañados por un monitor y con la tranquilidad de padres y madres, este año no disponen de estas condiciones”; y ha afirmado que trasladar el problema a los padres y a los ayuntamientos “es una grave irresponsabilidad” porque el transporte urbano “es otra cosa”.