El alcalde se compromete a que los beneficios de la ordenación del Salto del Caballo se destinen a las instalaciones deportivas - Ayuntamiento de Toledo

El proyecto presentado hoy pretende una reordenación de toda la zona, asignando utilidad a las parcelas que actualmente se encuentran en desuso y la construcción de edificios de usos deportivos, de ocio, de servicios y hoteleros hasta convertirla en una zona “vinculada al esparcimiento”, como ha dicho el alcalde.

El concejal de Urbanismo, Javier Nicolás, ha explicado que este borrador es una “primera aproximación” de lo que la ciudad quiere para este entorno, enmarcado entre la avenida de Castilla-La Mancha y el parque del Crucero. Se trata de un espacio de 408.000 metros cuadrados, con 285.987 metros cuadrados de uso dotacional y terciario para hoteles, oficinas y comercios.

Se plantea la mejora de las conexiones internas y externas para facilitar la circulación, favorecer la permeabilidad y permitir un tráfico más fluido y se establecen tres zonas dedicadas a uso terciario, dos de ellas para oficinas y una tercera para un hotel, ha explicado Nicolás, quien ha remarcado que el proyecto se engloba en la ordenación general que sufrirá la zona con el remonte mecánico de Safont.

El alcalde ha recordado el lamentable estado en que se encontraban las instalaciones deportivas y su entorno y ha recordado que en la actual legislatura se han invertido dos millones de euros en diferentes actuaciones en el pabellón, el campo de fútbol, la piscina y el aparcamiento.

García-Page ha incidido en que la situación estratégica de este espacio reclama una “dignificación de conjunto”, ya que se trata de la principal entrada a la ciudad y los futuros desarrollos urbanísticos (Pinedo, San Bernardo, Azucaica) la convertirán en un punto de encuentro y de servicios.

Ha asegurado que el equipo de Gobierno descarta los usos residenciales y que la ordenación permitirá el aumento de plazas de aparcamiento, oficinas, comercios y plazas hoteleras, lo que dotará así de mayor contenido al Centro de Recepción de Turistas “Toletum”. Además, el alcalde ha destacado que este planteamiento inicial se va desarrollar con absoluto respeto patrimonial, protegiendo el cono visual de la ciudad histórica sin romper el perfil de Casco Histórico.

En este punto ha explicado que su objetivo es desligar la mejora en las instalaciones deportivas de esta zona de préstamos o planes de ayuda y se ha comprometido a que los ingresos que reciba el Ayuntamiento de estos aprovechamientos urbanísticos sean destinados a mantener y modernizar las infraestructuras deportivas actuales y futuras del Salto del Caballo.

El documento hoy presentado servirá de base para abrir un debate en la ciudad en el que el alcalde espera alcanzar un consenso con los grupos políticos para que pueda cristalizar en un proyecto definitivo que, en cualquier caso, se desarrollará durante la próxima legislatura.

DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO