Datos de la Sala “Juanelo Turriano” confirman la disminución del tráfico en puntos sensibles de Toledo - Ayuntamiento de Toledo

 Uno de esos estudios, realizado por José Luis Molero y José Luis del Álamo –operadores de la Sala-, ha permitido  comprobar la evolución de la intensidad del tráfico en determinados puntos de la ciudad, constatándose una destacada  disminución de aforos en enclaves sensibles como el Puente de la Cava, Avenida de Castilla-La Mancha o el Casco Histórico, superando en algunos casos el 30 por 100.

La realización de este estudio se basa en la comparación de las series estadísticas correspondientes al mes de enero de los años 2010 y 2011. Así, en el Puente de la Cava,  el número de entradas a la ciudad ha pasado de 189.831  a 132.105, lo que supone una disminución del 31,41%. En lo que se refiere a las salidas se ha pasado de 150.308 a  142.703, suponiendo una disminución del 5,1%.  En el cómputo general, la disminución del  tráfico en el Puente de la Cava ha descendido en 65.331 vehículos, el 19,20 por 100.

Parte destacada del trabajo es la comparación de los flujos de circulación en el Casco Histórico, donde  los descensos de los niveles de tráfico han sido muy significativos. Así, en la Glorieta de la Puerta de Bisagra, se ha pasado de un tránsito de 1.375.253 vehículos en enero de 2010 a 1.041.059, con una disminución del 24,3%. En el Paseo de Recaredo, se ha pasado de 209.134 a 192.367 (-8,01%)  y en el Paseo de Cabestreros, de 192.464 a 156.139 (-18,8%).

Otro de los puntos sensibles del tráfico en Toledo es la Rotonda de la Glorieta de Ávila, donde se ha producido un aumento del 18,87% en la circulación de vehículos procedentes de la Carretera de La Peraleda, un descenso de 22,33% en los procedentes de la Avenida de Portugal y un aumento del 20,52% en los procedentes de la Avenida de Barber. El cómputo general presenta un tránsito total de 2011 de 733.092 vehículos, frente a los 720.783 del mes de enero del año anterior.

A pesar de este incremento, motivado fundamentalmente por la apertura del Nudo Norte, la fluidez del tráfico se ha sistematizado en el entorno, no siendo precisa actualmente la presencia de agentes para su regulación en horas punta, cuando llegaban a haber hasta tres efectivos.

Ya en el interior de la ciudad, en la confluencia entre las avenidas de Europa y Portugal,  el descenso del tránsito de vehículos ha sido del 18,40%,  126.506 vehículos. En la  entrada de la Avenida de Madrid, las diferencias entre 2010 y 2011 han sido mínimas: 4.900 vehículos, un descenso del 0,71%

Más significativo es el enclave de la intersección entre la Avenida de Castilla-La Mancha y el Puente de Azarquiel, registrándose una disminución de 280.914 vehículos en enero de 2010 a 223.993 en el mismo mes de 2011, con un porcentaje negativo de 20,26%.

El cómputo general de Paseo de la Rosa supone un incremento del 2,56%, con un total de 479.187

El estudio se detiene en evaluar los aforos registrados en estos seis puntos de la ciudad en las franjas consideradas como “horas punta” (7:00 a 10:00, 13:00 a 16:00 y 18:00 a 20:00).  Así, en cada una de ellas, la Glorieta de la Carretera de Ávila  y la Avenida de Madrid se configuran como los principales puntos de entrada a la ciudad con un 26%  (cada uno de ellos) del tráfico registrado entre las siete y las diez de la mañana. Un 17% entra por la confluencia de las avenidas de Europa y Portugal, 12% por la Avenida de Castilla La Mancha/Puente de Azarquiel, 10% por el Paseo de la Rosa y 9% por el Puente de la Cava.

 

 

DESCÁRGATE LA APP DEL AYUNTAMIENTO DE TOLEDO